LA ESTRUCTURA DE UN PERFUME

Una fragancia tiene distintos matices olfativos según van pasando las fases de evaporación. Se estructura de forma piramidal, dividiendose en tres partes: notas de salida, notas de cuerpo y notas de fondo.

NOTAS DE SALIDA

Son las que se aprecian en el primer instante, siendo la primera impresión de la fragancia. Aparecen al pulverizar la fragancia sobre la piel o un papel secante. Nunca se debe oler la fragancia directamente del frasco, dado que esto puede causar una impresión engañosa.

NOTAS DE CUERPO

Contienen los ingredientes principales de la fragancia y constituyen su espíritu, creando el tema dominante de la composición del perfume. Estas notas son las que le dan cuerpo y determinan su familia olfativa. Comienzan a percibirse cuando las notas de salida pierden fuerza.

NOTAS DE FONDO

Son aquellas que fijan la fragancia, dejando una huella que puede perdurar muchas horas según la concentración del perfume. Generalmente son las más cálidas y sensuales de la composición.